martes, 18 de agosto de 2009

La historia del "Malevo" Ferreyra

Mario Oscar Ferreyra nació el 17 de Junio de 1945, en Los Pereyra, Cruz Alta, al este de Tucumán. Cuando tenía 18 años, en 1963, entró en la Policía. Los médicos lo habían rechazado por flaco y petiso, pero gracias a un conocido logró ingresar. Así se inició la carrera del "Malevo", el ex director General de Investigaciones condenado a cadena perpetua por el triple crimen de Laguna de Robles que el 21 de Noviembre, con tal de que la Gendarmería no lo detuviera, se pegó un tiro en la cabeza con una pistola en su casa de San Andrés.
En 1973, siendo ya oficial, peleó contra 15 manifestantes de la Juventud Peronista (JP) durante un tumulto en el centro, y le dieron un botellazo en la cabeza; la cicatriz lo acompañó por el resto de su vida. Dos años después, se enfrentó con Julio Alsogaray, de Montoneros, a quien mató. "Los dos teníamos FAL (fusil de asalto liviano), pero él perdió porque dudó entre disparar y cubrirse", contó.
Durante la dictadura militar estuvo dos años y cinco meses en situación pasiva, acusado de matar sin razón, según las crónicas de ese tiempo. En 1986, ya en plena democracia, se le imputó el crimen del conocido delincuente Enrique "Prode" Correa, pero la Justicia consideró que no había pruebas en su contra y lo absolvió.
Un año después, cuando ya era jefe de Robos y Hurtos, protagonizó un tiroteo en el acceso Norte, durante el cual murieron dos miembros del clan "Gardelitos".
En 1988 se lo acusó de la muerte de otro "Gardelito", Daniel Carrizo quien había sido torturado en un calabozo de la Brigada, aunque tampoco hubo pruebas para condenar a Ferreyra. En enero de 1990 lo nombraron jefe de la Dirección General de Investigaciones y dos meses después se puso al frente de una revuelta policial que exigía mejores salarios al gobernador José Domato. El levantamiento tuvo en vilo la provincia durante dos semanas. Treinta policías habían sido cesanteados a raíz del conflicto, pero finalmente el Gobierno dio marcha atrás con la medida. Mientras tanto personal de Gendarmería Nacional tenía a su cargo la seguridad de la provincia, ya que el grueso de los policías estaba autoacuartelado en la Jefatura. Cuando se llegó a un acuerdo, Ferreyra reunió a los sublevados y, luego de comunicarles el pacto alcanzado, les dijo: "mi tarea ha culminado y les agradezco que me hayan acompañado". Con esto se metió a los policías en el bolsillo. Al grito de "'Malevo' corazón" lo sacaron en andas de la Jefatura.
Laguna de Robles
El 10 de Octubre de 1991 comenzaría el principio del fin. Ese día, en Laguna de Robles fueron asesinados tres presuntos delincuentes: José "Coco" Menéndez, Hugo "Yegua Verde" Vera y Ricardo "El Pelao" Andrada. Ferreyra aseguró que se había tratado de un enfrentamiento y que las víctimas habían formado parte de una peligrosa banda de asaltantes. El 30 de Noviembre de ese mismo año denunció públicamente que nueve comisarios utilizaban la Policía en provecho propio, afirmó que tenían "ambiciones desmedidas" y aseguró que se estaban enriqueciendo ilícitamente.
Al otro día, por orden del jefe de Policía, Víctor Rubén Lazarte, Ferreyra fue pasado a disponibilidad. Una semana después, uno de los comisarios a los que Ferreyra había denunciado, Alberto Ignacio Alcaraz (quien luego sería jefe de Policía), afirmó que lo de Laguna de Robles había sido una ejecución, versión que fue apoyada por el agente Luis Dino Miranda, quien había formado parte del grupo del "Malevo". El 9 de Diciembre, Ferreyra y sus hombres se entregaron a la Justicia.
El juicio comenzó el 26 de Noviembre de 1993. El 14 de Diciembre, "El Malevo" se hizo conocido en todo el país. Ese día lo condenaron a prisión perpetua y él se atrincheró en la Alcaidía de Tribunales. Había entrado vestido de traje, pero cuando salió ya se había colocado su característica camisa negra y su sombrero Panamá. En una mano llevaba una granada. Sin que nadie lo interceptara cruzó la calle y escapó.
La fuga duró 79 días. El 3 de Marzo de 1994 fue rodeado por policías en Zorro Muerto, Santiago del Estero. Tras varias horas de negociaciones, y luego de ser herido durante un tiroteo con los uniformados, hizo caso a las súplicas de su esposa, María de los Ángeles Núñez y se entregó. Luego de esto fue trasladado al penal de Villa Urquiza. En 1996 el gobernador Antonio Bussi fijó la pena en su contra en 20 años de prisión, explicando que "Ferreyra es un hombre de ley que se excedió". El 17 de Septiembre de 1988 comenzó a disfrutar del permiso extramuro para trabajar. Pero el beneficio no duró mucho. El 22 de Diciembre de ese mismo año fue condenado a seis años de prisión por la fuga.
Pelea vecinal
El último incidente serio que lo tuvo como protagonista ocurrió el 23 de Abril de 2006, cuando, junto con su esposa, fue denunciado por una vecina de San Andrés, María del Valle Acosta, quien dijo haber sido amenazada y que los acusados habían destrozado su casa a raíz de una disputa por la colocación de un alambrado. La investigación estuvo a cargo del fiscal Guillermo Herrera, quien lo acusó por amenazas de muerte y tenencia de armas, aunque él, al declarar, dijo ser inocente. El 15 de Junio pasado el juez Alfonso Zottoli decidió enviar al "Malevo" a juicio.

"Hasta siempre María"
El ex comisario anticipó el 21 de Noviembre ante las cámaras de televisión su decisión de suicidarse debido a la presencia de la Gendarmería, que iba a detenerlo.
Ferreyra dijo que iba a tomar una determinación "a lo animal", adelantó a los periodistas que iban "a transmitir algo real" y aseguró que si los efectivos ingresaban a su casa "no sostendría un segundo" resistencia.
"Esto va a tener un final, que obren, que operen, que usen armas y tengan buena puntería", señaló el ex policía en el último reportaje brindado a una periodista del canal Crónica TV, sobre el tanque de agua de su casa.
Enseguida, pronunció un "hasta siempre María", en alusión a su esposa María de los Ángeles Núñez, y se disparó cerca de una oreja, imagen que quedó filmada y luego fue transmitida a todo el país.
La ruina. Antes del desenlace, afirmó que la Justicia lo buscaba por una "causa inventada" y que esto provocaba una situación que "estaba arruinando" a su familia.
Además, acusó a los funcionarios judiciales de no tener "coherencia y actitud" y de haber "armado una acusación integral" que lo ponía "bajo presión".
En tal sentido, opinó que las acusaciones contra represores de la dictadura "están llevando" a la Justicia "en una especie de dictadura, de tiranía. Van a seguir deteniendo gente inocente. Si no hay algo supremo, esto no va a tener fin. Pido que dejen de arrestar a policías".
La noche anterior al suicidio, Ferreyra, según admitió, pidió la presencia de un sacerdote para confesar sus pecados y solicitar que lo "absuelva", y recordó que en su juventud había pasado "tres años" en la orden de los franciscanos. "Le temo a tata Dios, nada más", dijo cuando se le preguntó si la presencia de la Gendarmería le daba miedo.
Fuente: El Informante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada